Tijeras Cortasetos

Se trata de tijeras especialmente diseñadas para el mantenimiento de los setos.

Es la forma más cómoda de cuidar el jardín a la hora de recortar y dar forma homogénea al seto, eliminando las zona secas y recortando las partes que hayan crecido demasiado, para que en conjunto se vea todo del mismo tamaño.

Existen multiples criterios que deberían tenerse en cuenta a la hora de comprar unas buenas tijeras para arreglar un seto:

  • El peso: Por un lado si es más grande y pesada, será menos cómoda su utilización, pero si el seto sobrepasa ciertas dimensiones puede compensar comprar unas más grandes si a cambio se puede igualar todo de una sola pasada. Si la tijera es más ligera será más fácil y requirirá menos esfuerzo, pero se tardará más tiempo en cubrir la misma zona.
  • El tamaño: Depende bastante de la forma que se le quiera dar al seto y de las dimensiones del mismo. Como hemos explicado antes, unas tijeras grandes ahorran tiempo, pero a costa de un mayor trabajo, además de disminuir la capacidad de maniobrar en esquinas y bordes, o si se le quiere dar una forma más compleja que los comunes rectángulos o cilindros.
  •  La ergonomía: Si una tijera no es ergonómica, no importa si es super ligera, que será un fastidio trabajar con ella. En cambio si lleva unos mangos firmes pero blandos y cómodos, será mucho más factible trabajar durante horas sin sentir cansancio y dolor articular.
  • Las cuchillas: Unas buenas cuchillas facilitarán mucho la labor de mantenimiento del seto. Generalmente, si son de acero deberían ser resistentes y duraderas.

Por otro lado, las hay manuales y automáticas, normalmente eléctricas. Las manuales son mucho más económicas y tienen la ventaja de que muchas son extensibles con mangos telescópicos,

Las eléctricas en cambio son muy rápidas y ahorran muchísimo tiempo y esfuerzo. Sin embargo, suelen tener las hojas de las cuchillas más largas, con lo cual para realizar cortes en recto son idóneas, pero no tanto si la intención es que el seto tenga curvaturas o formas exóticas, o si hay poco espacio entre el seto y otras plantas u objetos que pudieran entorpecer o dificultar la poda.